Todos nuestros sementales cuentan con su registro de pureza

En 1993 junto con Gobierno del Estado de Nuevo León se introdujeron al país los primeros sementales de la raza BOER provenientes de Nueva Zelanda. Estos sementales fueron cruzados con cabras de las razas Nubio y Saanen. Esta cruza produjo los primeros animales ½ sangre BOER.




Actualmente contamos con uno de los hatos más grande a nivel nacional de animales BOER de registro. Así mismo se cuenta con un HATO LIBRE DE BRUCELOSIS desde hace varios años.